Somos “irremediablemente religiosos”.

En todas las culturas existen cientos de intentos de saciar nuestras ansias por tener paz con Dios. En las grandes religiones mundiales nuestra búsqueda se concentra en el sol, la luna, las estrellas; se dirige hacia la tierra, el fuego y el agua, hacia cuadros de madera, de piedra o de metal, hacia peces, aves y otros animales. Los hombres adoran a innumerables dioses y fantasmas. Inclusive en un mundo aparentemente progresista el dinero o el amor por ejemplo, se convierten rápidamente en ídolos. Miré, y no había nadie, de ellos no había consejero que les preguntara y me respondieran. ¡He aquí todos ellos son vanidad, Todas sus obras, nada son, Viento y vacuidad son sus imágenes fundidas! (Isaías 41:28-29)

Lektion8 KircheLa religiosidad no puede borrar el pecado.

Las comunidades religiosas deben ayudar a loshombres, a hacer las paces con Dios, pero siempre cuando nuestra salvación requiera nuestro propio esfuerzo, se convierte en algo inalcanzable. Esto es así, porque hasta nuestra mejor religiosidad es deficiente y así insuficiente ante Dios. Dios exige perfección. Por experiencias o logros humanos y religiosos – sea el bautizo, la comunión, la confirmación, ir a la iglesia, las oraciones, poner esfuerzo y tiempo, leer la biblia o lo que sea – ningún pecado es borrado.

Con buenas obras no compensamos nuestros malos actos.

Si quiere hacer la paces con Dios, hace falta tener confianza en la oferta de Jesús. Porque por gracia habeís sido salvados por medio de la fe, y esto no es de vosotros, es el don de Dios. No por obras, para que nadies se glorie; (Epheser 2:8-9)

La relgiosidad no puede cambiar a la naturaleza pecadora del ser humano.

Nuestra conducta no es el verdadero problema, solamente es un sintoma. Si vamos a la iglesia o participamos en otros eventos religiosos, a lo mejor nos sentimos bien. Pero esto no cambia nada en cuanto a nuestra condición principal. ¿Quién de la inmundicia puede sacar pureza?¡No hay nadie que pueda hacerlo! (Job 14:4)

Muy bueno – pero no es suficiente.

Ir a un culto o leer la biblia es muy bueno. Por ejemplo es correcto ir a un culto, leer la biblia y orar. Incluso Dios nos encargó hacer estas cosas. Pero estos ejercicios no nos convierten en cristianos.

Puede descargar las doce lecciones gratis como archivo PDF.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.