Necesitamos declaraciones confiables sobre Dios.

Un hombre llamado Job, a quien se le dedicó un libro completo de la Biblia, le fué preguntado: Descubrirás tú los secretos de Dios? Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso? (Job 11:7)  Que debería él responder? Nosotros no podemos reconocer a Dios y por ello debemos confiar en que el se nos manifiesta.

Dios se muestra por ejemplo en la naturaleza.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. (Salmos 19:1)   El universo mismo en su grandeza y orden, su diversidad y hermosura revelan ya mucho de Dios, quien les creo. En la creación se revela el gran poder de Dios, su inconcebible sabiduría y su creatividad sin igual. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. (Romanos 1:20)

Dios le habla a las personas.

La comunicación toma vida a través de la palabra. Tambien Dios se anunció a algunos pocos. Porque nunca la profecía fué traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espiritu Santo. (2. Pedro 1:21)  En ninguna otra obra literaria se puede encontrar tantas profecías cumplidas a cabalidad en la totalidad de sus detalles. Pensemos solamente en el lugar de nacimiento de Jesús o más tarde en las particularidades de su crucifixión. Esto no puede ser una casualidad. Dios busca en toda la Biblia un objetivo. Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. (2. Timoteo 3:16)

Lektion2 BuchNingún otro libro tiene un poder semejante para transformar vidas.

La especialidad de la Biblia se muestra a través de su impacto en la vida de las personas. Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes. (1. Tesalonicenses 2:13)  Lo han testificado durante siglos millones de personas desde su experiencia personal: Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. (Salmos. 19:8)

Quien quiera saber, como es Dios, tiene que leer en su palabra, la Biblia. En ella podemos encontrarle y en ella anuncia exactamente lo que espera de nosotros.

Puede descargar las doce lecciones gratis como archivo PDF.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo